A una vieja herida

I

Tú me hiciste una herida en los ojos,
y en las yemas de los dedos,
y en los nervios del oído
que han teñido el afecto en lamento.

Por ella buscan mis ojos
en las otras tus defectos,
todo es mentira en mi oído,
y todo espina en mis dedos.

II

No fue nada mi querer,
por mucho que te quisiera.
Fue mucho lo que te quise;
yo mucho quiero a cualquiera.

Against light - Fresa

Against light – Fresa

Felipe Santa-Cruz

Poema extraído del poemario La daga en la pluma

Leer poema anterior. Copa de celos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s