Nos vetan

Nos vetan por hacer lo que está hecho, nuestros poetas grandes y mejores, y ya de mariposas ni de flores tenemos de escribir más el derecho.   Nos vetan por rimar. Los mismos pechos que laten por librar de sus captores al verso —de sí mismo—, y vencedores, lo encierran luego en un cuartucho estrecho.…

Anuncio publicitario

Justas

Éste es mi puño. Dadle mi letra a quien la quiera. De estos, mis ojos, vuestro es el llanto y la mirada. Vuestra, también, la voz —lo que decir quisiera—, y vuestros los silencios de mi pugna acallada. Vuestro es, al fin, el vago producto que mi esencia genera por los campos con su marcha…

Sin ti, Poesía

No sé qué haría yo sin ti, Poesía, ni el trago de esta noche, cómo lo tragaría. En los ojos del Sueño hay un haz de desprecio. ¿Yo qué haría, dime, sin ti, Poesía? ¿Qué haría? Si recuerdo apenas ser un gesto grave, sombra taciturna, amor, sed, hambre y silencio. Pues es el amor la…

Arpegios de Fortuna

Volvía a una hora cualquiera de la madrugada. Un gitano rasgaba, a capricho, las viejas cuerdas de una guitarra, de tinto tintados los labios; no sé si reía o lloraba. «Nada vale ya lo que cuesta ni suficiente vale nada…» Sus dedos recorrían a capricho las arañadas notas sobre las cuerdas que rasgaban sus uñas…

Pobre raza

Me condujeron mis pasos a la Plaza del Museo; al recordar sólo veo un hombre durmiendo al raso, y la noche, y, como lava, las dispersas luces rojas dando lumbre ocre a las hojas del ficus que me guardaba. Era un árbol centenario; sus hojas se desprendían de su copa, y las seguían mis ojos.…