Hablemos de lo que odias. Disertación sobre la naturaleza humana

¡Qué fácil es hablar de lo que uno odia! Es irónico. Mostramos mayor reticencia a comunicar lo que nos agrada que lo que detestamos. Por ejemplo, ese compañero de trabajo con el que te juntas para el café y que de seguro está so in love de su chica pero jamás le has oído más de tres…

Anuncio publicitario