La pesadilla de conducir. Ciclistas, conductores histéricos y otros peligros de la carretera

El peor momento de mi jornada no sucede mientras estoy trabajando, no. Mis momentos más odiosos transcurren en el coche. ¡Qué horror! Conducir se ha convertido en toda una tortura. Entre los radares móviles, fijos, volubles, infieles; los helicópteros, que ya no puede uno ni maquillarse en el coche, hombre, por dios, dónde vamos a llegar.…

Anuncio publicitario