La estupidez de amar a la luna. Reflexión sobre el amor de los poetas

―¡Qué barbaridad de luna!; alumbra que parece el sol —decía uno en la plaza. Y la luna lo oyó con pena, pues sabía que tenía razón y que quien alumbraba era en realidad el sol. La luna odia que se hable de su luz. Los poetas dicen: «La luz de la luna», y eso no…

Anuncio publicitario