Miradas de inteligencia. Reflexión sobre la fe, la justicia, la imaginación y la inteligencia

La Justicia era ciega por parte de padre y de madre, la Fe se sacó los ojos el día que descubrió que servían para ver, y la Imaginación veía perfectamente, aunque no mejor que la Inteligencia, que a este respecto era un halcón. Esto traía de cabeza a la Imaginación, a la que a veces…

Anuncio publicitario

De la envidia a la ambición. El arte de llenar páginas

«En los ambientes con grandes desigualdades, la envidia es la patología predominante; cuando el nivel se iguala, al aumentar las posibilidades de convergencia, ésta degenera en ambición», explicó un día un señor muy señoreado en una cena muy hecha. Luego tomó un delicado sorbo de vino de los que vienen en botellas de cristal con…

Lecciones de odio profesional

Cuando una persona, animal o cosa comienza su discurso[1] profiriendo : «yo no soy nada negativo, pero si hay algo que odio es que…», tarda uno muy poco en darse cuenta de que su interlocutor odia mucho más de lo que a priori hace suponer; probablemente odia el cincuenta por ciento de cada persona, concepto,…

Demostración sutil de que no hay Mal que por Bien no venga

En una ocasión, un tipo bastante feo, bastante gordo, bastante estúpido y bastante todo menos bonito (todo ello, por cierto, bastante  irrelevante, pero dicen —digo— que criticar resulta de lo más saludable, y yo saludablo siempre que puedo), embarcó en un avión de recorrido circular y continuo, y estuvo varios días haciendo la ruta, a…

Conversación normal en un bar normal, como el que puede haber cerca de su palacio, chalé, casa, piso, choza, chabola o trocito de acera

―¿Sabes hacer algo bien? ―Empino jodidamente bien el codo. ―¿Y cómo se te ocurrió montar un bar? ―Ya ves, estaba un día en la ducha y grité eureka. ―Ajá. ―Y ¿qué tal tu madre? ¿La llevaste al fin al médico? ―Sí, anteayer. ―¿Y qué? ¿Qué le han dicho? ―Dicen que está muerta. ―¿Le han mandado…