La alfombra cuadricentenaria. La manipulación de la realidad por parte de los escritores, que son lo peor

Cuando Juan derramó el whisky en la alfombra, Paula le gritó desaforada:

―¿Qué has hecho! ¡Es una alfombra del siglo XVII!

―¿Y crees que no le ha caído nada encima desde entonces?

Nota biográfica: En realidad, y para ser completamente sincero, Paula se llama Rocío, Juan es un servidor de ustedes (para nada, no les sirvo ni un vaso de agua), la alfombra no era tal, sino un cuadro colgado en la pared, y el whisky (que era ginebra) no se derramó, sino que lo distribuí gentilmente sobre las mustias flores representadas por la pintura en cuestión.

Felipe Santa-Cruz

Relato extraído del libro Rutinas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s