Los hombres y los armarios. Reflexión antropológico, no faltaba más

Antes los hombres vestíamos mejor, más estilosos. Cuando un hombre abría su armario, encontraba dentro una barbaridad de homosexuales que debatían y aconsejaban al sujeto lo que debía vestir aquella mañana/tarde/noche. Cuando el caballero contraía matrimonio, compraba otra casa con otro armario, y su mujer se encargaba de que éste estuviera sólo lleno de ropa; nada de homosexuales. Las decisiones importantes las tomaba la mujer. El hombre se plegaba a los gustos estilísticos de su señora, sabedor de que era lo mejor para ambos y para su pobre y enferma mamá.

Hoy día los armarios están vacíos y las mujeres se cansan de los hombres unos días después de conocerlos. De modo que a menudo se puede ver, a través de las ventanas de la ciudad, a algún hombre sentado en la cama en calzoncillos, mirando con nostalgia las entrañas inescrutables y frías de su armario.

Felipe Santa-Cruz

Relato extraído del libro Rutinas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s