Elegir un buen melón… o uno malo, según el uso que le vaya usted a dar

Elegir un buen melón es sumamente complicado e  improbable. Se dice que, para saber si un melón es bueno hay que palmearle el trasero y, dependiendo de su reacción, éste será dulce o apepinado.

A mí, en una ocasión, un melón me besó en los labios tras palmearle el trasero, pero, aunque su reacción fue dulce, por dentro estaba agrio.

Mi hermano le pellizcó el culo a otro y éste le bailó por bulerías; mi hermano odia el flamenco y lo dejó plantado en el puesto. Menos mal que iba con mis hermanas, que son más rumberas. A ellas les gustó la reacción del melón y se lo llevaron. Sabía fenomenal, pero al abrirlo dejó de bailar y mis hermanas perdieron todo interés en él. Al final se lo comió entero mi hermano por si se le ocurría volver a rumbear.

Felipe Santa-Cruz

Relato extraído del libro Rutinas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s