La estupidez de amar a la luna. Reflexión sobre el amor de los poetas

―¡Qué barbaridad de luna!; alumbra que parece el sol —decía uno en la plaza. Y la luna lo oyó con pena, pues sabía que tenía razón y que quien alumbraba era en realidad el sol.

La luna odia que se hable de su luz. Los poetas dicen: “La luz de la luna”, y eso no existe, existe “La luz que se refleja en la luna”. Pobres, los poetas, nunca se enteran de nada, y hasta la luna los odia; todo lo que aman, los odia. Pobres poetas, no saben amar ni ser amados.

Amar a la luna y recrearse en su luz es como admirar las sonrisas que provoca el placer que su amante le procura a tu mujer.

Felipe Santa-Cruz

Relato extraído del libro Rutinas

Anuncios

2 comentarios en “La estupidez de amar a la luna. Reflexión sobre el amor de los poetas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s