El relatista opina de sopa. El cliente no siempre lleva la razón

Era un relatista de esos que opinan que para escribir líneas realmente inteligentes sólo hay que confiar en que el lector no es un completo idiota y, además, tampoco hay que explicarlo todo y tal, y hay que dejar que el público añada los últimos ingredientes de la sopa a su gusto, y luego, ¡hum!, qué rico para todo el mundo, menos para aquél que sí es completamente idiota y se ha pasado con la sal porque ni conoce sus gustos ni, a lo mejor, que la sopa se toma con cuchara o bebiendo del cuenco (dependiendo de la familia de cada uno).

Felipe Santa-Cruz

Relato extraído del libro Rutinas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s