Me encanta cómo cantas. Reflexión sobre el enamoramiento

Un hombre se enamoró de una chica por su voz y su forma de cantar. Él quería decirle “me encanta cómo cantas”, pero la consonancia sonora de la sentencia le incomodaba hasta el punto de no proferirla. Buscó otras formas de decir lo mismo; no encontró nada satisfactorio, pues “me gusta cómo cantas” no resultaba lo suficientemente expresivo y todas las demás combinaciones le parecían inexactas. Por ello jamás le dijo nada de lo que pensaba a este respecto, y la joven se enamoró de él, y así permaneció hasta el fin de sus días hábiles… y de los otros…; de todos, de sus días en general…, hasta que murió, porque no le quedaban días… de vida.

Felipe Santa-Cruz

Anuncios

2 comentarios en “Me encanta cómo cantas. Reflexión sobre el enamoramiento

    • Como la RAE siga aceptando palabras raras, los diccionarios de sinónimos van a comenzar a pasar a ser competencia del Ministerio de Vivienda. Yo creo que mi novia, mi perro y yo podemos abrir uno boca abajo y vivir dentro con holgura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s