Vendemos libros agotados

Escaparate libreríaEn una ocasión en que Julia y yo buscábamos un libro para comprarlo, encontramos una tienda coronada por la siguiente e inquietante declaración: “Vendemos libros agotados”. Como ignorábamos el funcionamiento de este tipo de librerías, esperamos a que entrara un cliente para así emular su proceder. Al fin entró un señor; Julia y yo lo seguimos al interior de la tienda.

―Muy buenas tardes, don Fernando —saludó el tendero al cliente—. Señor. Señora. —Esto último nos lo dijo a nosotros, y nos limitamos a asentir.

―Buenas tardes, don Francisco. Buscaba una novelita de mis años de juventud. Se llama “El paquete parlante”.

―Está agotada.

―Pues no me la llevo.

―Estupendo; son cinco euros, don Fernando.

―Aquí los tiene. Muchas gracias. Pase usted buena tarde. Señor. Señora —se despidió de nosotros antes de abandonar la tienda.

Cinco minutos más tarde salíamos Julia y yo muy desilusionados, porque sí tenían el libro que andábamos buscando.

Felipe Santa-Cruz

Relato extraído del libro Rutinas

Leer relato anterior. La casa que me crió

Leer relato siguiente. Rollo y ostracismo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s