Tántalo

TantalosEn aguas hasta el cuello sumergido,

tú, del Cronida el hijo desdichado,

por la sed te lamentas empapado,

viendo viandas padeces desnutrido.

 

En tu cima, un manzano suspendido;

en tu mentón, el líquido preciado,

y el consumo de entrambos te han negado

en prenda por el mal que has cometido.

 

¿Qué daño habremos hecho y a qué numen?

¿Qué falta o qué fatal crimen, qué insanos

andares las deidades nos presumen,

 

para que hundidos en pesares vanos,

ni de Vida bebamos el volumen,

ni de Sueño hagan presa nuestras manos?
 

Felipe Santa-Cruz

Poema extraído del libro La daga en la pluma

Leer poema siguienteSin ti, Poesía

Leer poema anteriorRecuerdos del Día de Reyes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s